El mejor prescriptor es el cliente satisfecho