Valor de marca que “marque la diferencia”

Una buena definición del valor de marca es fundamental para desarrollar una excelente estrategia de marketing.

El éxito de una empresa, en gran parte, radica en tener una cultura empresarial robusta. Los valores, principios y normas deben estar en consonancia con la identidad, la misión y la visión de la empresa.

 

¿Qué es el valor de marca?

 

Podemos decir que es la experiencia que deja un producto o una organización en su público. Es decir, es la percepción que tienen los usuarios de una determinada marca.

Esta opinión general de los consumidores puede ser positiva o negativa. Todo dependerá de como la marca sea capaz de satisfacer o no las necesidades o expectativas generadas alrededor de la misma.

Por tanto, la experiencia de marca que un producto debe transmitir debe ser real y factible.  Nunca hay que generar expectativas inalcanzables que generen frustración y negatividad en torno a la marca.

Cualquier valor negativo repercutirá sustancialmente en la predisposición y el afecto de las personas hacia la marca y el producto.

 

Para concluir la definición de valor de marca, podemos decir que es un elemento intangible basado en percepciones. Pero se hace evidente o tangible en los resultados de ventas. Por tanto, es fundamental cuidar al máximo la imagen que una empresa quiere comunicar y contagiar a su público.

 

¿Cuáles son los pilares básicos del valor de marca?

 

El valor de futuro de una marca va a estar en gran medida marcado por los pilares básicos que lo sustenten. Por este motivo, es fundamental que estos cimientos sean lo más relevantes posibles.

Los cuatro ejes sobre los que debe girar el brand value son:

 

Pilares valor de marca

 

1. COHERENCIA

Es fundamental la homogeneidad de la propuesta de valor con la imagen que la marca transmite. Tanto visual como verbalmente, la forma de comunicarse de la empresa con los usuarios debes ser analógica en todos los canales.

Debe haber una conexión perfecta entre lo que la marca quiere transmitir y lo que realmente hace. Si lo que dice que hace y lo que hace no es lo mismo, la reputación de la empresa está en peligro.

Los clientes no aceptan falsas expectativas. Si lo que esperan de una marca no coincide con lo que realmente perciben de ella se traduce en pérdida de credibilidad.

Para conseguir un posicionamiento memorable en el corazón y en la mente de los usuarios es necesario apostar por un valor de marca que vaya en una única dirección.

 

2. AUTENTICIDAD

Las personas buscamos aquellas marcas que son “reales”, cercanas y sin grandes ostentaciones.

Una marca cuyo valor sea auténtico mayoritariamente cumplirá expectativas. Autenticidad es sinónimo de transparencia y de tranquilidad. No hay cabida a las dobleces ni mensajes ocultos que no correspondan con la realidad.

Es muy importante ser genuino, y construir una marca desde la responsabilidad, tanto de los mensajes como de las acciones que la empresa transmite.

 

3. SEDUCCIÓN

Seducción es la capacidad de persuadir o despertar un sentimiento de interés o preferencia por algo.

Por tanto, aplicado al valor de marca podemos decir que es provocar la atracción de forma consciente del usuario hacia la marca y conseguir su confianza y fidelidad.

Es importante despertar la curiosidad de la audiencia, a través de la diferenciación y de la creatividad, para sorprenderles aportando mucho más de lo que esperan.

 

4. DIFERENCIA

Una marca nunca puede significar lo mismo que otra marca de la competencia.

Es necesario que el cliente considere nuestra marca y no otra como relevante. Debe estar la primera en la mente del consumidor a la hora de la toma de decisión de compra. Pero para ello, la diferencia debe ser visible y reconocible por el usuario.

 

¿Cómo establecer el valor de marca?

 

Un valor de marca estará correctamente establecido si cumple con los criterios de D-I-F-E-R-E-N-C-I-A.

¿Qué quiere decir ésto?

Lo fundamental a la hora de determinar el valor de marca es que cumpla con los siguientes diez criterios básicos. El valor de marca elegido debe ser…

 

1. DISTINTIVO

Debe ser distinguible de lo que hacen los competidores.

Hay que romper con lo convencional y con lo establecido para poder sobresalir de forma significativa sobre los demás.

Lo importante es despertar el interés en los usuarios de forma novedosa y disruptiva. ¡Qué no se lo esperen!

 

2. ESPECIAL

Tiene que ser un valor poco corriente, diferente a lo que hacen otros o simplemente exclusivo de la marca.

Ser diferente te hace ser especial y único.

 

3. FRUCTÍFERO

El valor de marca debe proporcionar un beneficio o un valor añadido reconocido y apreciado por el usuario.

Esa utilidad debe ser bien percibida para el público sienta esa necesidad de poseerlo y se materialice en la compra del producto y su compromiso con la marca.

 

4. IMPORTANTE

Es necesario que merezca la atención y el interés de los usuarios.

Debe ser lo suficientemente relevante para que el público lo sienta y lo valore positivamente.

 

5. RECONOCIBLE

Tiene que ser un valor característico e inconfundible con cualquier otro valor de la competencia.

El cliente debe reconocer el valor como parte importante de la marca.

 

6. RENTABLE

El beneficio obtenido por el valor debe ser superior a la inversión y al esfuerzo invertido en el mismo.

La razón de ser de cualquier negocio es obtener ganancias.

 

7. DIFERENCIABLE

Hay que destacarse de los competidores. El valor de marca debe ser “rompedor” y facilmente percibido por los usuarios.

El público busca aquel producto que se sale de la norma y no le aporta lo mismo que todos los demás de su misma línea. Como dijo Coco Chanel “Para ser irreemplazable uno debe buscar siempre ser diferente”.

 

8. COSTEABLE

El valor de marca, por muy bueno que sea, no sirve de nada su el consumidor no esta dispuesto a pagar su precio.

El cliente debe estar dispuesto a sufragar el beneficio que le presta ese determinado valor. Le tiene que compensar ese plus añadido de una determinada marca y no otra le aporta.

 

9. VISIBLE

Lo que no se ve no se estima. Por ese motivo, es fundamental que el valor sea lo suficientemente evidente o manifiesto como para que el público lo aprecie.

 

10. INIMITABLE

No tiene que ser facilmente copiado o imitado por la competencia. Si te copian debes recapacitar, porque seguro que hay algo que no estás haciendo bien.

 

También puedes consultar la infografía de valor de marca que hay en la galería o pinchar en el siguiente enlace:

 

Infografía – Valor de marca

 

Para concluir, no olvides que la marca es uno de los activos más importantes de una empresa. Por tanto, es vital establecer un valor de marca que “marque la diferencia” y desarrollar una adecuada estrategia de branding que genere valor y prestigio alrededor de la misma, para que esto se traduzca en satisfacción de los clientes y en consecuencia, en ventas.

Si crees que esta información puede ser útil te invito a compartirla. ¡Gracias!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *